El coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, Carlos Julio Rojas, informó este lunes que durante este año Caracas ha registrado 53 invasiones bajo el respaldo y apoyo, según, de la alcaldesa del chavismo, Erika Farias y de los ahora integrantes de la cuestionada Asamblea Nacional electa el pasado 6 de diciembre.

Esto, en el marco de los 12 años de expropiación del Centro Comercial Sambil de La Candelaria.

“Luego de 12 años el inmueble terminó como un depósito de Mi Casa Bien Equipada sólo para enchufados, perdiéndose la oportunidad de que el centro comercial generará más de 4000 empleos directos y 6000 indirectos, asimismo, para la fecha ni la constructora Sambil ni los más de 250 comerciantes han recibido un bolívar. Le exigimos al Gobierno de facto que si hablan de mejorar la economía comiencen por devolver a sus legítimos dueños esta estructura”, declaró Rojas.

Así mismo, presentó ante la opinión pública un informe donde reveló que durante el año 2020, fueron invadidas 53 edificaciones en el municipio Libertador y 40 de ellas han sido en medio de la cuarentena del Covid-19, la cual es usada como excusa por los colectivos para ejecutar estas acciones delictuales.

“Además este año con esta nueva oleada de invasiones el 56 % de los inmuebles tomados ilegalmente son comercios e industrias, aprovechando que se encontraban cerrados a causa de la pandemia. Para nosotros la propiedad privada es un derecho humano”.

El integrante de la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria, explicó que la Alcaldía de Libertador encabezada por Erika Farías respalda a los colectivos, dándoles la autorización de invadir y en muchos casos declarar la utilidad publica de los edificios sin pagarle nada a los dueños.

“El caso del edificio Padrón en la parroquia San Pedro invasores inidentificados con el Psuv tomaron a la fuerza la estructura y luego la propia sindico Procuradora Municipal Cristina Fazzini le dijo a los legítimos propietarios que debían salir del inmueble en 30 días. Caso similar ocurrió en la Mansión Forever, de El Recreo, donde las comunas se metieron y, argumentando usarla como centro de atención del Covid-19 se robaron la casa”, indicó.

Concluyó revelando que incluso diputados electos a la cuestionada Asamblea Nacional electa el pasado 6 de diciembre lideran las invasiones protegiéndose bajo su investidura y de ser también militantes del PSUV. “Por ejemplo vemos al ilegitimo parlamentario del norte de Caracas Rigel Sergent derribando la puerta de un apartamento para invadirlo en el edificio Cori de la parroquia San José, todo bajo la mirada cómplice de la Guardia Nacional, también observamos al hijo de la diputada Carmen Zerpa como líder del colectivosCupaz en la parroquia Altagracia liderando la toma ilegal del edificio Don Joaquín. Ellos ven la violación a la propiedad privada como una política de Estado”.

Por su parte, Omar Pérez, propietario de las residencias Cori, denunció cómo fue invadida su propiedad, el dueño en cuestión relató que “fue invadido por personas que tenían su propio apartamento en zona cercana”, también comentó que el diputado Rigel Sergent reventó las dos puertas de su inmueble, acotó que dicho diputado tiene un negocio con los inmuebles.

Contó Pérez cómo la abogado Imelda González y Mayoriz Morales representante de Fundas, de la parroquia San José, que con violencia son capaces de dejar a los propietarios en la calle.

Fuente: Noticiero Digital