El volumen de protestas en Venezuela aumenta consistentemente y comienzan a aparecer acciones más organizadas desde la sociedad civil, en especial de grupos sindicales. Inicialmente fueron los trabajadores petroleros y esta semana lo hicieron los maestros. Estos últimos también lo realizaron a nivel nacional y tuvieron que enfrentar colectivos. El régimen, a través de más de 20 años, desarrolló una exitosa estrategia de desmontaje de las protestas. Para ello, ha usado las amenazas especialmente de los paramilitares, pero su arma principal siempre fue la negociación y la promesa de respuesta futura. Dichas promesas han estado relacionadas con ofertas y soluciones donde la capacidad económica era determinante. 

Las restricciones económicas afectan profundamente el accionar del régimen y una muestra clara es el hecho que esta semana haya convertido estaciones de servicio subsidiadas a pago en dólares y ello magnifica las dificultades del grueso de la población al acceso de gasolina. Esta condición ha sido un componente importante del incremento de las protestas.  Nos acercamos rápidamente a la próxima barrera, la del hambre y ya lo reportan internacionalmente: Crisis alimentaria en Venezuela es peor que la de Sudán o Etiopía. El régimen también camina a la implementación de su ley antibloqueo. Esta ley les permitirá el control total de la economía y tiene el rechazo unánime de la oposición por razones de opacidad, pero también de los ideológicos de la coalición gubernamental por otras razones asociadas a la privatización.   

Capriles y la Oposición

La posición de Capriles queda ahora en el aire. Su decisión de participar en las elecciones legislativas estuvo acompañada de rumores, no corroborados, que de alguna forma el régimen disponía de elementos que lo habían forzado a ello. El misterio que lo rodeaba incluía que además no se habían hecho públicas las listas de sus candidatos. En todo caso, el impasse Borrell-Maduro le permitió a Capriles su salida del compromiso que había adquirido.  Capriles arriesgó mucho capital político, rompiendo con el G4 y apoyando la participación en elecciones. Ahora habrá que ver que ocurre en los próximos seis meses. Cuál será su posición cuando Guaidó y la AN decidan extender su período en Enero? Si ocurren las elecciones legislativas en el primer semestre de 2021 participará? Primero Justicia y el G4 lo volverán a integrar a sus filas, como si nada hubiera ocurrido?  Muchas situaciones incómodas para quién una vez fue la estrella de la oposición. 

Lo que queda del G4 y Guaidó se concentran en promover la convocatoria de consulta popular aprobada por la Asamblea Nacional con los riesgos de no mover al público para que lo apoye y donde  Vente insiste que es necesario concentrarse en la salida de Maduro y le envía el mensaje a Guaidó: La consulta popular no hace falta para lograr el cese usurpación.

El régimen y la Unión Europea

Parece cada vez más claro que el plan para la realización de elecciones parlamentarias y su acompañamiento por parte de la UE fue trabajado en forma conjunta por la izquierda socialista internacional y el régimen. Esa izquierda aprovechó su cuota de poder en la UE, a través de Borrell para abrirle un camino al régimen, pero también para terminar de dividir a la oposición que se agrupaba alrededor del G4 y Guaidó. Le crearon esperanzas a todos los que han apostado exclusivamente a soluciones electorales y facilitaron las decisiones de los Capriles y los Stalin. 

Ahora bien, no coincidieron los objetivos de los internacionales y los locales. Para la izquierda internacional esa presencia de la UE en las elecciones era un salvavidas a Maduro y para los europeos una forma de restar protagonismo a los Estados Unidos. Para el régimen, el objetivo principal de las elecciones era eliminar la AN y Guaidó. Los preparativos para lograr el quiebre del G4 se tardaron demasiado y cuando resultó imposible que la UE pudiera prepararse para participar en las elecciones en Diciembre, Borrell envió una misión a Venezuela para convencer al régimen. El régimen no estaba preparado para una extensión de la fecha de elecciones y  Maduro rechazó oferta de Unión Europea y ratificó fecha de fraude electoral.  

Buscando reforzar su posición y contrarrestar la de Guaidó, el régimen también anunció una consulta popular de cara a legislativas.  Están mejor preparados para hacer esto que la oposición. Sin embargo, es cada vez más limitada su capacidad de acción y cada vez más relevante como opción la violencia. Como detalles adicionales, se impidió al indultado jefe del Despacho de Guaidó viajar a Madrid y aparecieron informes relacionados a pactos con narco guerrillas y de intercambio de combustible nuclear con Irán. 

Para Borrell , no le podía habido salido peor su gestión en la crisis venezolana. Después de organizar una misión semi clandestina para tratar de convencer al régimen venezolano para que abriese un espacio, no solo ha obtenido un rechazo por parte del mismo, sino que en el Parlamento Europeo se ha tramitado la petición para que comparezca en el próximo pleno, con la posibilidad que una mayoría acabe pidiendo su dimisión.